Una vez que un inmigrante se convierte en residente permanente, o como en nuestro caso, si llega al país siendo residente permanente, comienza a disfrutar de beneficios muy satisfactorios.

Beneficios para los residentes permanentes en Canadá

En mi opinión, el principal es la cobertura de salud, excluyendo dientes, ojos y medicamentos. Importante acotarlo.

La tranquilidad de saber que tienes a disposición ecosonogramas, radiografías, médicos, enfermeras, intervenciones quirúrgicas necesarias, exámenes de laboratorio, y la disponibilidad de un médico de familia a una llamada de distancia, es incomparable.

medical stethoscope with red paper heart on white surface
Foto de Karolina Grabowska en Pexels.com

¿Todo eso es gratis? no. Lo pagamos con nuestros impuestos. Pero he ahí la belleza del asunto: saber que el dinero que pagas está siendo bien empleado.

Luego vamos con la Asesoría:

El gobierno canadiense patrocina asociaciones sin fines de lucro y hace alianzas con instituciones educativas para que asesoren y capaciten a los residentes permanentes de acuerdo a sus necesidades de forma gratuita.

photo of laptop on white table
Foto de Polina Zimmerman en Pexels.com

Algunos de los servicios que están a disposición del residente permanente son: ayuda para buscar empleo, prácticas para entrevistas de trabajo y cursos cortos de actualización.

En mi caso, he aprovechado al menos cinco cursos cortos y un entrenamiento largo que habria costado CAN$10,000!!

Otro servicio que mencionaré solo por encimita porque merece un artículo completo para ella sola, es la tarjeta de la biblioteca pública:

Mi pequeñín leyendo muy concentrado

Las bibliotecas públicas de Canadá son más que bibliotecas. A mí se me asemejan a una casa club donde vas a relajarte, entretenerte, informarte. Entras por un libro y te quedas por más.

Tienen actividades para niños y adultos, exposiciones de arte, talleres de preparación o asesoría, puedes imprimir, sacar copias, si no tienes laptop te la prestan, tienen computadoras a disposición, y wifi por supuesto.

Ahora hablemos de entretenimiento:

Canadá brinda la oportunidad de hacer cientos de actividades gratuitas, y muchas con costo. Ahora bien, si eres un residente permanente y no tienes presupuesto para actividades de recreación o entretenimiento, la ciudad (algo así como la alcaldía, el gobierno) te da una tarjeta de recreación para que vayas a los centros comunitarios que tienen espacios para deportes, gimnasios y piscinas, y pagas una pequeñísima parte de lo que cuesta al público en general.

woman in black tank top in water

Y para culminar este artículo que me quedó como que un poco largo, te cuento del vestuario.

Sí, Canada brinda vestuario gratuito a los residentes permanentes que lo necesiten. No es para ir a pedir a cada rato, pero sí al menos dos veces al año.

¿Cómo es esto?

Hay asociaciones sin fines de lucro que se encargan de pedir donaciones de ropa nueva y usada en buen estado, las mandan a tintorería, la seleccionan para ver que estén en excelentes condiciones, y las exhiben en sus establecimientos.

Una vez que has hecho tu cita para ir por tu vestuario, el día de la cita te va a recibir una de las asistentes, que te va a preguntar qué tipo de ropa te gusta, colores, estilo, talla, y va a ir como si fuera tu compradora privada a buscar varios cambios de ropa que te pudieran gustar.

clothes colorful colourful hanging

Luego tú vas a poder ir a elegir por tu cuenta, te pruebas en los probadores, y eliges al menos 5 combinaciones de blusa, pantalón o falda, vestidos, al menos 2 pares de zapatos, y hasta accesorios para combinar.

¿Asombroso, verdad?

¡Todo eso es Canadá!