¡Estos días he visto creatividad y emprendimientos por todos lados! La cuarentena está cumpliendo no solo su propósito de protegernos y ayudar a salvar vidas, sino también de sacar lo mejor de cada uno de nosotros.

Estos son algunos de los casos que han llamado mi atención:

  • Empresas gigantes que dejaron de producir sus productos para crear otros de primera necesidad, como máscaras y antibacteriales.
  • Restaurantes que ofrecen entrega a domicilio o comida lista para llevar, que antes no lo hacían porque su clientela era predominantemente de comer en el sitio.
  • Personas que ofrecen el mismo servicio de arriba con creaciones propias: dulces, postres, comidas completas.
  • Cines que ofrecen las cotufas para llevar (así llamamos en Venezuela a las conocidas en otros sitios como palomitas de maíz) a determinadas horas para que las puedas buscar calientitas y recién hechas, listas para comer en casa viendo tu película preferida.
  • Personas ofreciendo herramientas en línea: cursos, tutoriales, mentorías.

«El mundo se detuvo pero lo estamos haciendo andar, al mejor estilo darwiniano: adaptándonos»

Ilse Barrios

Y tú, ¿cómo estás aprovechando el tiempo de estar en casa?

En mi caso, no he sido lo eficiente que habría querido, pero ahí voy. He actualizado algunas de mis tareas pendientes:

  • Terminé mi borrador de la agenda, y estoy a la espera de la prueba de autor para ver cómo quedó.
  • Estoy traduciendo la mayoría de mis artículos del blog.
  • Estoy haciendo cursos en línea para mejorar esto de ser bloguera.
  • He cocinado platos nuevos usando solo lo que tengo en la nevera, ¡con resultados positivos! (Después publicaré un par de recetas)
  • He pasado tiempo de calidad con mi familia, tratando de poner en práctica la enseñanza tras la pérdida de mi amado Archie.

Esto va a pasar, pero mientras tanto, ¡aprovechemos la pausa, de seguro saldremos más fuertes y evolucionados!